Testimonios sobre mi taller de escritura terapéutica

“Un regalo para el alma. Un espacio de encuentro con uno mismo de la mano de una maestra potente que sabe muy bien combinar su experticia y su dulzura natural”

“Alejandra: el participar en tu taller ha sido una experiencia maravillosa, no solo por las técnicas que nos enseñaste sino por tu forma, la calidez con que entregas tu sabiduría. Eternamente agradecida”

“Gracias Alejandra por tus enseñanzas, tu calidez y sabiduría con que entregas y gracias por mantenernos en el presente disfrutando de tu taller”

“Alejandra: eres una chica preciosa que tienes la capacidad de provocar en tus talleristas la aparición de escrituras sorprendentes con métodos sistemáticos, cuidando a las personas”

“Ale: ¡he vuelto a soltar la mano para escribir! Gracias por eso, es un logro tuyo y de tu taller”

“Agradezco la oportunidad de haber estado en el taller, porque me sirvió para conocerme y para conectarme con otras mujeres que viven o han vivido cosas similares a mí”

“Gracias por guiarnos en este camino vital. Apoyándonos en la reescritura de nuestros cantos, llantos y risas”

“Ha sido un viaje al interior de paisajes que estaban olvidados y otros que estaban presentes pero que gracias al taller pude mirar, observar y conocerme más. Gracias por compartir el camino del autoconocimiento. Gracias por ayudarnos a compartir. Nos seguiremos viendo, maestra querida.”

“Gran maestra. El taller experiencialmente es la raja, el acompañamiento en el re-descubrimiento del yo es humilde y no invasivo. Es necesario coraje y valentía para participar y eso lo potencias muy bien.”

“Gracias por tu entrega, Ale, y por tu profesionalismo. Espero que este taller dure muchos años más para que otras personas puedan conocerse y sanarse. Amor para ti y el taller”

“Fue una experiencia maravillosa. Tú eres una gran maestra, pues lograste que me animara a escribir sobre cosas que nunca pensé que podría escribir. Gracias, muchas gracias!!”

“Profundo, estimulante, cariñoso, amoroso, inspirador, novedoso, verdadero, Alejandra es puro amor, puro corazón, una maestra original y única”

“Me gustó la generación de un espacio seguro donde se podía expresar, explotar, estar silenciosa, lo que se necesitara, siempre había apoyo y comprensión. Aprendimos cosas que podemos llevar y seguir haciendo solas. Me gustaron la amistades que se generaron”

“Ale querida: muchas gracias por tu entrega generosa de los saberes poéticos.”

“Una ventana para perderse, soñar, mirarse y sanar. Me gustaron las actividades lúdicas antes de las actividades profundas. Un muy lindo complemento para la sanación es la escritura. Hermoso espacio, mucha contención.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *